fbpx
Seleccionar página

Es propio de la naturaleza del ser humano, tendemos a exagerar las cosas y, a menudo parece que actuamos sobre el axioma: “Si algo es bueno, más es mejor”.

La exageración suele ser buena idea y menos aún -estamos en el mundo de la cosmética- si hablamos de exfoliación de la piel. ¿Sabes cuándo decir ¡basta! a la exfoliación?

Los laboratorios, fabricantes, investigadores y terapeutas profesionales de la piel (no está claro que todo el público en general lo sepa) tienen razón cuando dicen es necesario y conveniente exfoliar la piel con frecuencia para permitir que los productos de tratamiento cosmético funcionen. Y es indudablemente cierto que los tratamientos de exfoliación, ya sea exfoliación mecánica, exfoliación química, o ambas, estimulan la renovación celular y eliminan los restos de células muertas para conseguir una piel lisa, refinada y de aspecto más juvenil.

Sensibilidad y edad (… ¡De la piel!)

Pero, irónicamente, un tratamiento diseñado para mantener la piel vibrante, flexible y joven, puede dar como resultado una piel que es más frágil, con menos capacidad natural para protegerse de los rayos UV, que se sensibiliza fácilmente, se cura más lentamente y carece de fortaleza estructural general, si nos pasamos de vueltas con la cantidad y la potencia de la exfoliación a la que la sometemos. Se nos viene a la mente algo tan fino como el papel de pergamino.

Ahora, tras muchos estudios, sabemos que gran parte de los signos en la piel que llamamos envejecimiento están causado por la inflamación. Y también sabemos que la exfoliación demasiado agresiva, junto con otros ataques cutáneos como la contaminación y la exposición a los rayos UV, desencadenan la cascada de interacciones dérmicas conocidas como inflamación. En dermalogica hemos acuñado el término “inflajecimiento” para referirnos al envejecimiento provocado por la inflamación.

Es muy importante tener en cuenta que la piel que tiene más de 25 años se recupera más lentamente de la inflamación. De hecho, la inflamación, ya sea en respuesta a un procedimiento de microdermoabrasión o alguna otra afección inflamatoria como el acné del adulto, puede provocar un enrojecimiento extremadamente persistente, y por persistente, queremos decir que en realidad nunca se disipará. Pero tenemos también buenas noticias, nuestra piel está genéticamente diseñada para resistir de forma notable, e incluso, sobresaliente.

La piel humana produce alrededor de 1.000.000 de células cada 40 minutos, lo que equivale a más de 36 millones de células de la piel por día. ¡No es de extrañar que pensemos en destruir algunas de ellas con exfoliantes, enzimas, ácidos, cepillos sónicos y otros procedimientos para poder conseguir mejores resultados con los tratamientos cosméticos!

Nuestra misión como terapeutas de la piel es lograr un equilibrio responsable y efectivo, mantener la piel suave, fina y tersa, sin provocar reacciones inflamatorias y dañar su barrera protectora. En este caso, como en tantos otros, MENOS ES MÁS, y en dermalogica apostamos por exfoliaciones suaves DIARIAS, que mantengan la piel a raya de desechos.

En dermalogica vas a encontrar exfoliantes que son lo suficientemente suaves para usar a diario, como micropolvos superfinos y serums de dosis mínimas que contienen micropartículas sedosas de salvado de arroz, ácido fítico o combos de extracto botánico de ácido salicílico. Eliminan los desechos de la piel, las células muertas, revitalizan la piel suavemente utilizando solo la parte más leve de acción mecánica manteniendo la barrera lipídica robusta e intacta y la piel sana y bonita. Sin agredirla en exceso y sin desestabilizar su equilibrio.

Por eso es tan importante acudir a un profesional dermalogica que mediante el estudio pormenorizado de la piel -face mapping- (un servicio gratuito antes de la compra de cualquier producto y ciertamente antes de cualquier servicio profesional), va a decirte cuál es el exfoliante qué mejor le va a tu piel tanto en la cabina de tratamiento como luego en casa para mantenerla siempre sana y perfecta.

Por ejemplo, si has estado resfriado o tienes alergias, está claro que la zona de la nariz y la boca van a estar sensibilizadas, peladas y con irritación. Usar en este caso hidroxiácidos de ph bajo podría redundar en descamación y escozor y lo que debes hacer es calmar la zona antes de proceder a exfoliar.

Es también importante valorar tu nivel de sensibilidad y comodidad con los exfoliantes. ¿Sabes cuándo decir ¡basta! a la exfoliación? Hay pieles preparadas para “aguantar” un exfoliante más intenso, mientras que otras apenas resisten una mascarilla.  No te fíes de los comentarios de tus compañeros de trabajo, de la vecina o de tu amiga íntima. Tu piel y la suya nada tienen que ver y lo que es bueno para ellas puede no serlo en absoluto para ti. Es verdad que resulta tentador probar el ultimo “resurfacing” con láser médico que se ha hecho tu hermana para la boda de su hijo o el de tu amiga para la reunión de ex-alumnos del 74 pero, recuerda, pregunta antes a un especialista de la piel para luego no arrepentirte.Debes también tener en cuenta algunos medicamentos a la hora de exfoliar tu piel, ya sea con un suave producto de uso diario o, de nuevo, con el último avance tecnológico de la cabina de tratamiento. Roacután, Retin-A, Renova, Adapalene u otros retinoides o Isotretinoína (anteriormente conocida como Accutane) son absolutamente INCOMPATIBLES con tratamientos de exfoliación y depilación.

Y por último, si eres mujer y estás en esa preciosa etapa de la vida de la mediana edad, la que nos da la sabiduría y la templanza de la experiencia, no te obsesiones con regenerar y REJUVENECER tu piel. ¿Sabes cuándo decir ¡basta! a la exfoliación? Es verdad que la regeneración celular comienza a disminuir, y el metabolismo general de la piel se reduce sutilmente. Busca productos seguros, suaves y potentes como los exfoliantes dermalogica y sobre todo, confía en la recomendación del profesional. Tu piel lo agradecerá.

Pin It on Pinterest