El ácido hialurónico es una sustancia poderosa.

Pero no dejes que la palabra “ácido” te engañe. Esta molécula de retención de agua similar a un gel, es como un pegamento entre la humedad y la piel, que la mantiene fresca e hidratada.

Y, es algo que nuestros cuerpos producen naturalmente.

El Ácido hialurónico ayuda a retener más de 1.000 veces su peso en el agua dentro de las células de la piel: es un excelente ingrediente hidratante.

Hay estudios científicos que han demostrado que el ácido hialurónico ayuda a mejorar la hidratación de la piel y la producción de colágeno, lucha contra los radicales libres, mantiene la elasticidad de la piel, e incluso tiene propiedades antibacterianas y anti-inflamatorias que ayudan con la cicatrización de heridas.

¡Sí por favor! Más hialurónico para mi piel.
Pero, ¿por qué necesitamos más si nuestros cuerpos ya lo producen?
Un cuerpo humano medio contiene aproximadamente 15 gramos de ácido hialurónico. Pero, más o menos un tercio, se degrada cada día. También, es verdad, producimos cada vez menos a medida que envejecemos.

Por esa razón, la mayoría de los productos anti-envejecimiento contienen ácido hialurónico y los cirujanos plásticos a menudo inyectan ácido hialurónico en las áreas hundidas de la piel para “engordarla”.

Aunque, sino te gustan las gujas y no piensas aun en pinchazos, ¡estás de suerte! Puedes disfrutar de los beneficios del ácido hialurónico en tu serum o crema hidratante. Simplemente escoge la que mejor le vaya a tu tipo de piel que contenga Ácido Hialurónico (también comúnmente llamado Hialuronato de Sodio) para conseguir una piel más suave e hidratada. Aplica cada día y verás la diferencia.

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone