fbpx

Piel de invierno. Ropa de invierno. Recetas de invierno. Ruedas de invierno. Se nos ocurren tantas recomendaciones sobre esta gélida pero preciosa estación… Son los meses más fríos, los que mas modifican nuestra actividad diaria y comprometen la salud de nuestra piel sino ponemos atención en pequeños, pero importantes detalles, que pueden mejorar su aspecto y fortaleza.

¿Qué es la barrera lipídica y cuáles son sus funciones?

La barrera lipídica se encuentra en la capa más superficial de la epidermis, el estrato córneo. Actúa como barrera física y como órgano inmunológico activo. Es la barrera protectora que nos defiende de todo el medio externo y lo que hace mantener y retener la hidratación natural de nuestra piel para que esté sana y fuerte. Impide también la entrada de irritantes, microbios y alérgenos y evita la pérdida de hidratación de la piel.

Imagina que esta barrera es como si fuera una pared donde las células de la piel, los corneocitos, serían los “ladrillos” que contienen los factores naturales de hidratación, y el cemento que mantiene unidos esos ladrillos serían los lípidos (ceramidas, ácidos grasos esenciales y colesterol natural). Este “cemento” es de vital importancia para la función de la barrera de la piel ya que los factores naturales de hidratación se combinan con los lípidos intercelulares para ayudar a la piel a retener su contenido de agua dentro de la célula para una correcta hidratación del estrato córneo. Cuando el contenido de agua y aceite de la piel está en niveles óptimos, favorece una barrera epidérmica saludable, que impide la penetración de sustancias nocivas en la piel y mantiene intactos la humedad y el contenido lipídico de la piel.

Cuando la barrera se ve alterada por fuerzas externas (medio ambiente, rayos UV, detergentes), fuerzas internas (estrés psicológico), o existe un problema inherente (genético) con la producción de agua o de lípidos (como ocurre en algunas enfermedades de la piel como el eczema), entonces no está sana y es incapaz de defender a la piel del medio ambiente. Los agentes irritantes (incluso los ingredientes de los productos de cuidado de la piel y los alérgenos) pueden penetrar en las capas inferiores de la piel, provocando una inflamación. Sueles verlo como un enrojecimiento de la piel y puede haber sensaciones de dolor o picor. Se produce TEWL (es decir, pérdida transepidérmica de agua) que provoca una piel seca y deshidratada.

Ideas de tratamiento para combatir la piel seca y deshidratada y devolver el equilibrio a la barrera.

Intensive Moisture Cleanser e Intensive Moisture Balance

Intensive Moisture Cleanser es un limpiador cremoso tipo leche que limpia en profundidad al mismo tiempo que nutre activamente la piel seca y apagada por falta de lípidos gracias a la acción de ingredientes clave como el isetionato graso directamente esterificado (DEFI). Un sistema tensioactivo enriquecido con lípidos que limpia la piel a la vez que ayuda a minimizar el daño de las proteínas y lípidos vitales que la defienden de la sequedad. Este tensioactivo de vanguardia está presaturado con ácidos grasos para evitar la extracción de lípidos y el daño de la barrera cutánea. Nuestro exclusivo BioReplenish Complex™ combinado con fitoactivos de Coco y Manteca de semilla de Murumuru ayudan a proteger los lípidos de la barrera y a preservar la resistencia natural de la piel. Los extractos cítricos, de palmarosa y de jazmín son botánicos vigorizantes que ayudan a calmar y reavivar la piel cansada y aportan propiedades antioxidantes.

Intensive Moisture Balance es una hidratante ultranutritiva que restablece el equilibrio lipídico de la piel seca y agotada para un rendimiento óptimo de la barrera. Refuerza la barrera lipídica de la piel y ayuda a reequilibrar el microbioma gracias a la acción de BioReplenish Complex™. Una de nuestras fórmulas exclusivas que proporciona una combinación probada de lípidos clave de la barrera para ayudar a mejorar la resistencia natural de la piel y apoyar la recuperación de la barrera. El extracto de Chlorella Vulgaris (alga verde), un complejo prebiótico de alga chlorella que ayuda a reequilibrar el microbioma natural de la piel fomentando las bacterias “buenas” como la S. epidermidis y disminuyendo las bacterias S. aureus, que exacerban la sequedad. La incorporación del ácido hialurónico, la echinacea purpurea, la centella asiática y el aloe barbadensis, bloquean la hidratación para ayudar a mejorar el contenido de humedad de la piel y reducir la aparición de líneas finas.

 

Pin It on Pinterest