fbpx

¿Se puede deshidratar la piel grasa? 

Sí, la piel grasa también se deshidrata.

Y por eso te explicamos aquí cómo prevenir la deshidratación en la piel grasa. 

Nuestra piel, especialmente en la cara, es una de las partes más complicadas de nuestro cuerpo. Puede producir sudor cuando tenemos calor, enrojecer cuando estamos nerviosos, tener una textura irregular debido a una reacción a algo, o incluso pelarse cuando pasamos demasiado tiempo bajo el sol. 

Una de las funciones más esenciales de nuestra piel es la producción de grasa y es algo que no debe subestimarse. De hecho, es vital para nuestra piel seguir produciendo sebo para que esté lo más saludable posible. 

Pero, ¿sabías que la cantidad de aceite que la piel produce diariamente tiene una gran carga genética y está estrechamente relacionada con tus hormonas? 

Hay dos hechos irrefutables: que algunas personas tienen la piel más grasa que otras es absolutamente cierto y, que normalmente recordamos la piel grasa como brillante por la producción excesiva, también.

Lo que es asombrosamente complicado es que la piel grasa también se deshidrata.

¿Por qué nuestra piel produce grasa? Además de la genética y las hormonas, la cantidad de grasa que produce tu piel también puede estar relacionada con algo tan simple como que tu cuerpo sufra estrés. 

Es un círculo vicioso: el estrés puede hacer que tus glándulas suprarrenales produzcan más hormonas llamadas cortisol. El cortisol puede hacer que la piel produzca ácido hialurónico sin ácido (que provoca una falta de humedad) y más sebo. La deshidratación (el ácido hialuronico sin ácido) puede hacer que la piel produzca aún más sebo para compensar la sequedad y eso puede provocar brotes de acné. 

Si bien esta no es la única forma en que la piel se vuelve grasa, es una de las formas más comunes, especialmente para nuestro grupo demográfico. 

 

 

¿Cuál es la diferencia entre hidratación y sebo? 

Cuando tu piel está deshidratada, técnicamente significa que carece de hidratación o agua, lo cual es totalmente diferente a la falta de aceite o sebo. 

Por eso el aceite, sebo o grasa, no pueden reponer la hidratación de la piel. Sólo el agua puede. 

Nos guste o no, nuestra piel produce sebo a través de nuestras glándulas sebáceas en toda la piel; es una función esencial para mantener nuestra piel sana y protegernos de los agresores ambientales. Al mantenerla lubricada evitan su agrietamiento y por tanto la penetración de patógenos externos.

Esto se aplica a todo tipo de pieles: sensibles, secas, normales, mixtas y grasas. 

¿Cómo se deshidrata la piel grasa? 

Hay muchas razones que pueden hacer que la piel grasa se deshidrate, además de no usar hidratante a diario pensando ¡ERROR! que nos va a producir más grasa.

Para empezar, la exposición prolongada al sol puede resecar la piel. Esto puede provocar de forma eventual que sus glándulas sebáceas produzcan aún más aceite para compensar la pérdida de humedad durante tu baño de sol (¡esperamos que estés usando protector solar!). 

El aire acondicionado, tan común en las oficinas, las aulas de una escuela e incluso en casa… es también un causante común de la deshidratación de la piel. El aire frio en circulación nos mantiene fresquitos pero puede ser muy perjudicial para la salud de nuestra piel. 

Y, por supuesto, uno de los principales causantes de la piel grasa que se deshidrata es no beber suficiente agua todos los días.

¿Puede mi rutina diaria de cuidado de la piel resecar mi piel grasa? 

Si tienes piel grasa y propensa al acné, tenemos malas noticias para ti: los productos que estás usando para evitar que aparezcan pequeñas imperfecciones  y granitos pueden estar quitando humedad a tu piel a largo plazo. 

Por ejemplo, los retinoides tópicos aceleran la tasa de renovación celular de la piel, pero pueden hacer que la piel se sienta seca y con un aspecto escamoso como efecto secundario. 

Otro ingrediente que se encuentra comúnmente en los tratamientos contra el acné es el peróxido de benzoilo. El propósito de este ingrediente es ralentizar la velocidad a la que tu piel produce sebo y puede exfoliarla ligeramente, dejando también tu piel seca. 

En pocas palabras… la piel grasa necesita equilibrio para * no * producir tanto aceite. Cuando usa productos que secan demasiado, desencadena un ciclo de deshidratación que puede irritar la piel y empeorar la grasa crónica. 

Por estas razones es tan importante elegir un limpiador que controle el exceso de grasa dentro de la piel sin eliminar la hidratación esencial. Y por eso es también muy importante asegurarse de vigilar la hidratación de la piel a diario. 

¿Cómo se ve y se siente la piel grasa deshidratada? 

La piel grasa deshidratada generalmente puede sentirse tirante y lucir opaca, pero este no es siempre el caso. También puede incluso arrugarse levemente cuando la pellizcas en lugar de mantener su forma o puede encontrar pequeños parches secos alrededor de sus cejas o nariz. A veces, la piel deshidratada puede verse ligeramente irritada y mostrar signos de enrojecimiento, como si estuviera inflamado. Debido a la inconsistencia de cómo se ve y se siente la piel grasa deshidratada, a menudo no se diagnostica y la mayoría de las personas ni siquiera saben que la tienen.

¿Y cómo podemos cuidar la piel grasa deshidratada?

Debes buscar limpiadores sin jabón, como nuestro limpiador espumoso clearing foaming wash; imprescindible para cualquier persona con piel grasa, ya que puede eliminar la suciedad y el maquillaje y limpiar suavemente los poros sin perturbar el equilibrio del pH de tu piel. La limpieza también debe realizarse al despertar y antes de acostarse, sin excusas pero limítate a dos veces al día; si limpias más tu piel podrías estar eliminando sus aceites esenciales.

 

 

 

Otra cosa que debes hacer por su piel es exfoliar dos o tres veces por semana, a menos que tu esteticista o tu dermatólogo te indiquen lo contrario. La exfoliación regular puede ayudar a  controlar la producción de grasa y limpiar los poros, así como a mejorar la textura general de la piel.¿No estás seguro por dónde empezar?  flashfoliant es un exfoliante de AHA y BHA que trabaja arduamente y que funciona con ácido salicílico y extracto de cáscara de mandarina para suavizar e iluminar tu cutis.

 

 

 

Una manera fácil de aumentar los niveles de hidratación durante el día es con un tónico, como nuestra agradable bruma facial micropore mist. Este líquido sedoso está formulado con ingredientes como extracto de pepino que puede refrescar rápidamente su piel, niacinamida para abordar la apariencia de poros de gran tamaño e iluminar su cutis, y lo más importante, complejo de flavonoides de escaramujo silvestre para reducir el brillo.

Otra forma de potenciar su régimen de cuidado de la piel con hidratación adicional es con un serum como breakout clearing booster que contiene ácido hialurónico y vitamina E. Se sabe que estos dos ingredientes son súper nutritivos sin alterar los niveles de producción de grasa de la piel.

 

 

 

También hay que elegir con cuidado la hidratante diaria y es donde, ¡tachán tachán! te presentamos la NUEVA COOLING AQUA JELLY.

 

 

La textura superligera se funde en la piel casi instantáneamente después de la aplicación y tiene un efecto refrescante. Uno de los ingredientes clave de esta crema hidratante imprescindible es el ácido hialurónico, que puede contener hasta 1000 veces su peso en agua, lo que le da volumen a la piel tan pronto como lo apliques.

Y eso no es todo: esta nueva crema hidratante también contiene extracto de algas azules para nutrir, aceite de flor de tanaceto azul y extracto de arándano para calmar y proteger, y un complejo de bioflavonoides para reducir la producción de grasa de la piel. Todo lo que necesitas es una pequeña cantidad del tamaño de un guisante y puede usarlas dos veces al día (por la mañana y por la noche) para hidratar tu piel pero manteniendo a raya los brillos.

 

 

Pin It on Pinterest