fbpx
Seleccionar página

La piel de un hombre es significativamente diferente frente a la de una mujer.

La capacidad de dejarse crecer la barba es solo una distinción obvia entre muchas otras que no son tan evidentes.

Desde un punto de vista estructural, algunas de las diferencias incluyen el grosor de la piel, la densidad del colágeno, la pérdida de colágeno a medida que envejecemos, la textura y la hidratación. Vamos a verlas en detalle.

Espesor de la piel
Sabemos que el grosor de la piel varía según la ubicación en le cuerpo, la edad y el sexo del individuo. Además, los andrógenos (es decir, la testosterona), que causan un aumento en el grosor de la piel, explican por qué la piel de un hombre es aproximadamente un 25 por ciento más gruesa que la de una mujer.

La piel de un hombre pierde espesor de forma gradual a lo largo de los años, mientras que el grosor de la piel de una mujer permanece constante hasta aproximadamente la década de los cincuenta. Después de la menopausia la piel irá perdiendo grosor progresivamente a medida que la mujer envejece.

Densidad de colágeno
Independientemente de la edad, los hombres tienen una mayor densidad de colágeno que las mujeres. Los investigadores creen que la mayor densidad de colágeno explica por qué las mujeres parecen envejecer más rápido que los hombres de la misma edad. Al considerar el envejecimiento intrínseco (genéticamente programado) de la piel, se ha dicho que las mujeres son aproximadamente 15 años mayores que los hombres de la misma edad. Por supuesto, el papel de la exposición a la luz del día en el envejecimiento de la piel, combinado con el hecho de que los hombres no usan protector solar con tanta frecuencia como las mujeres, puede explicar por qué no nos damos cuenta fácilmente. El envejecimiento extrínseco de la radiación UV puede agregar años a la piel de un hombre y negar el beneficio del envejecimiento intrínseco más lento.

Pérdida de colágeno
Los signos físicos del envejecimiento en adultos, como las arrugas y la laxitud del tejido, están estrechamente relacionados con el contenido de colágeno de la piel. Tanto los hombres como las mujeres pierden aproximadamente el uno por ciento de su colágeno por año después de cumplir 30 años. Para las mujeres, sin embargo, esto aumenta significativamente en los primeros cinco años después de la menopausia y luego se ralentiza a una pérdida del dos por ciento por año.

Textura
Desde una perspectiva superficial, la textura de la piel de un hombre es muy diferente a la de una mujer. La textura (en un hombre) es más áspera, y el Stratum Corneum es más grueso. También hay una diferencia en la composición del sebo y su producción. Después de la pubertad, la producción de sebo es mayor en hombres que en mujeres, lo que se atribuye a las secreciones de andrógenos y explica por qué los hombres tienen acné más duradero. Las células en las glándulas sebáceas de un hombre tienen más receptores positivos para los andrógenos, lo que explica por qué producen más sebo. Curiosamente, el enrojecimiento, la proliferación de las glándulas sebáceas y la hinchazón de la piel de la nariz (una afección conocida como rinofima que se encuentra en casos extremos de rosácea) solo se observa en los hombres. Se desconoce si esta condición está controlada por andrógenos en una capacidad similar a la producción de sebo.

Hidratación
La pubertad también estimula la aparición de vello facial en los hombres y genera secreciones de sudor. Los hombres tienen más ácido láctico en el sudor, lo que representa un pH más bajo (.05 más bajo) en comparación con el sudor femenino. Los hombres también sudan más del doble que las mujeres y son más propensos a sudar por un por un mayor aumento de la temperatura corporal. Sin embargo, la piel masculina parece estar mejor hidratada que la de las mujeres, lo cual es una suerte, ya que es menos probable que los hombres apliquen una crema hidratante en su cuerpo o cara. Quizás el exceso de sudoración y producción de ácido láctico, un humectante natural conocido para la piel, es responsable del nivel de hidratación de los tejidos.

Tratamiento de la piel de un hombre
La salud de la piel de un hombre es, por supuesto, tan importante como la de una mujer. Pero aunque el tratamiento para un hombre a veces difiere de una mujer, recuerde que se debe tener la misma cantidad y calidad de cuidado. Incluso si el hombre parece tener una piel resistente, puede tener problemas internos o rodearse de entornos que lo sensibilicen. En cualquier caso nunca asumas que un hombre necesita un cuidado menos gentil que una mujer.



International Dermal Institute
Dra. Diana Howard 

Pin It on Pinterest