fbpx
Seleccionar página

El estrés no es siempre causa del acné, pero hay diversos estudios e investigaciones que muestran un vínculo significativo entre los dos. El estrés continuo y crónico desencadena diversas reacciones y actividades en el cuerpo que pueden conducir a brotes de acné o empeorar los brotes ya existentes. En estas líneas, vamos a aprender cómo limitar el estrés crónico por su bienestar general y el bien de su piel.

Las investigaciones han demostrado que el acné se asocia significativamente con los niveles de estrés interno y que el estrés crónico puede empeorar los brotes existentes. Pero, ¿cómo?

Está comprobado que el estrés crónico aumenta los niveles de hormonas relacionadas con el estrés, como el cortisol, y envía a la piel mensajes contradictorios. Las glándulas sebáceas se saturan y se mezclan con las células muertas de la piel y con las bacterias (que viven en nuestra dermis) causantes de los brotes de acné.

La piel del adulto es más propensa a la acumulación de células muertas porque el recambio natural de las células disminuye con el tiempo. Cuando la piel está estresada, también pierde algo de su capacidad de protegerse porque su barrera protectora se ve comprometida y pierde su velocidad de respuesta.

Para los adultos, esto puede llevar a complicaciones adicionales, como la inflamación y la aparición de signos prematuros de envejecimiento cutáneo. El estrés, además, daña el colágeno, favoreciendo la aparición de arrugas. El cortisol reduce la producción natural de ácido hialurónico, que deshidrata la piel y aumenta la apariencia de las líneas finas.

La deshidratación también provoca una producción aún mayor de exceso de sebo, lo que crea el caldo de cultivo perfecto para las bacterias causantes del acné.

En el ajetreado mundo de hoy, la mayor presión para hacer más cosas cada y vez y más rápido, si es posible, hace que sea difícil limitar las enfermedades crónicas como el estrés.

Ese mismo ritmo frenético nos ha llevado a generar cambios en nuestros hábitos de vida para poner calma a nuestra mente y nuestro cuerpo. Cada vez más extendido, el mindfulness, nos ayuda a entender lo qué nos pasa y a poner freno a nuestra vertiginosa carrera. Los adultos que son propensos al acné pueden beneficiarse y mucho, de la práctica del Yoga, la meditación, practicar con frecuencia respiraciones profundas, realizar ejercicio físico de forma habitual, cambiar las pautas de sueño, la aromaterapia … incluso una caminata rápida con un amigo o compañero de trabajo durante el día puede ayudarnos a controlar el estrés crónico.

Reducir el consumo de cafeína y azúcar también puede ayudar a controlar los brotes, al igual que establecer un régimen diario y nocturno de cuidado de la piel que trate tanto el acné adulto como los signos prematuros de envejecimiento.

Y en dermalogica, preocupados como siempre por la salud de tu piel, hemos desarrollado unas fórmulas perfectas para ayudarte a combatir los pequeños brotes y los grandes desarreglos que pueden generar marcas y cicatrices, haciendo desaparecer los granitos y los signos de la edad.

Descargar PDF

age bright clearing serum

Pin It on Pinterest