fbpx
Seleccionar página

El cambio de la piel en la menopausia es consecuencia del cambio hormonal que sufre la mujer.

La menopausia es un proceso increíblemente complicado que todas las mujeres sufren cuando alcanzan la mediana edad.

Para algunas, los síntomas parecen ser un mero final del ciclo mensual. Para otros, es un proceso difícil que puede durar algunos años y causar una variedad de cambios notorios.

La menopausia no solo afecta el cuerpo internamente, hay varios signos externos como los que se perciben en la piel.

Vamos a analizar la menopausia y el efecto que tiene sobre la piel, y también, analizaremos los cambios en las hormonas de la mujer durante la menopausia.

 

¿Qué les sucede a las hormonas durante la menopausia?

Los cambios y disminuciones hormonales, así como la desaceleración de la actividad ovárica (que incluye la disminución de los niveles de B-estradiol), causan muchos de los cambios que vemos asociados con la menopausia.

Las hormonas pueden causar sofocos, que son intensas sensaciones de calor en la piel, particularmente de la cara, acompañadas de sudoración profusa. Además, las glándulas suprarrenales y los ovarios de las mujeres posmenopáusicas secretan andrógenos aumentados. Estas hormonas, en ausencia de estrógenos, causan algunos síntomas menopáusicos, como la profundización de la voz y la aparición de vello facial.

Menopausia y la piel

¿Y qué tiene esto que ver con la piel?

Mucho. 

Los cambios hormonales que ocurren durante y después de la menopausia tienden a cambiar la fisiología de la piel de formas nuevas y diferentes.

Sabemos que la disminución de B-Estradiol durante la menopausia es uno de los culpables del envejecimiento acelerado de la piel. También sabemos que la menopausia está causada principalmente por cambios relacionados con la edad en los ovarios, y la cantidad de folículos que quedan en los ovarios de las mujeres menopáusicas se reduce significativamente.

Además, los folículos que quedan se vuelven menos sensibles a la estimulación de las hormonas pituitarias, a pesar de que sus niveles son elevados, lo que resulta en menos folículos maduros y una reducción en la producción de cuerpos lúteos. Esto da como resultado una producción reducida de estrógenos y progesterona, que a su vez conduce a cambios en la piel.

A medida que una mujer se acerca a la menopausia, se hacen visibles los siguientes cambios en la piel:

Piel grasa: durante los años reproductivos, el B-Estradiol estimula una secreción más fluida de la glándula sebácea (efecto “anti-acné”). Durante la menopausia, a medida que disminuyen los niveles de estrógeno, la testosterona (producida por las glándulas suprarrenales) ya no queda enmascarada en el cuerpo de la mujer. La testosterona se revela estimulando las glándulas sebáceas para secretar sebo más grueso, dando la apariencia de piel grasa (y la tendencia al acné adulto en algunas mujeres).

Consejo Pro: Prueba los productos de nuestra línea de Acné Adulto Active Clearing que controla el exceso de grasa, y las marcas de la edad, sin deshidratar.

 

Vello facial: también debido al desenmascaramiento de testosterona, algunas mujeres pueden desarrollar vello facial, particularmente en el área de la barbilla.

Piel flácida y arrugas: “Los estrógenos estimulan los depósitos de grasa sobre el cuerpo femenino; a medida que los niveles de estrógeno disminuyen durante la menopausia, los depósitos de grasa tienden a redistribuirse concentrándose sobre todo en el abdomen y / o en los muslos y las nalgas.

El resultado es una pérdida de grasa de sustentación de la piel de la cara, cuello, manos y brazos que provoca la aparición de arrugas y flaccidez de la piel que pierde además su movilidad. Además, se reducen los depósitos de grasa de los senos que pierden su turgencia y su firmeza y comienzan a aplanarse.

Consejo Pro: Prueba Phyto Nature Firming Serum para tratar la flacidez de la piel de la cara y el cuello.

 

Elastosis: la síntesis de proteínas, particularmente la del colágeno y la elastina, está parcialmente controlada por los estrógenos. Por lo tanto, durante la menopausia, los niveles reducidos de estrógeno provocan una menor producción y reparación de colágeno y elastina en la dermis de la piel.

Esta falta de reparación es particularmente pronunciada si la piel está expuesta a los rayos ultravioleta (UV). Los rayos UV son muy destructivos para el colágeno, y si perdemos nuestro mecanismo de reparación, perdemos la capacidad de recuperación de nuestra piel. Esto resulta en elastosis.

Consejo pro: prueba BioluminC Serum con vitamina C estable y mayor biodisponibilidad para reforzar la barrera de tu piel.

BioLumin-C Eye Serum

Epidermis fina: el crecimiento y el mantenimiento de los capilares sanguíneos en la dermis están parcialmente bajo el control de los estrógenos. Por lo tanto, el flujo sanguíneo a través de los capilares dérmicos se reduce durante la menopausia, y hay menos nutrientes y oxígeno disponibles para las capas de estrato germinativo o de células basales de la epidermis. Esto contribuye al adelgazamiento de la epidermis y a una tasa de renovación celular más lenta, que se acompaña de una reducción en la función de barrera de la epidermis. Esto es, mayor pérdida de agua transepidérmica y piel seca.

Un dato interesante, las células que forman la superficie de la piel son similares en estructura a las del tracto urinario y la vagina. Muchas veces, cuando una mujer comienza a notar cambios en su piel (arrugas, flacidez, sequedad, descamación, pérdida de elasticidad, etc.), se producen cambios similares en el revestimiento de la uretra, la vejiga y la vagina. Por lo tanto, la piel puede revelar otros signos reveladores de la menopausia.

Piel mas propensa al daño solar: el mantenimiento de los melanocitos (células que fabrican el pigmento melanina) está bajo el control de los estrógenos. A medida que avanza la menopausia, se reduce la cantidad de melanocitos en la piel (se degeneran). Con menos melanocitos, producimos menos melanina protectora y la piel parece más clara. La piel menopáusica es, por lo tanto, más propensa al daño solar, por lo que es aún más importante proteger la piel con un protector solar.

Consejo Pro: Prueba Dynamic Skin Recovery SPF50 para protegerse del daño solar.

Hiperpigmentación / manchas de la edad: los estrógenos también moderan la producción de melanina. Es decir, el estrógeno ejerce un efecto regulador sobre la producción de melanina; Lo mantiene bajo control. En las áreas de la piel que han estado expuestas a los rayos UV a lo largo de los años, a medida que llega la menopausia, aumenta la síntesis de melanina (debido a la falta de regulación por el estrógeno). Esto puede ocasionar que aparezcan “manchas de edad” marrones en la cara, manos, cuello, brazos y pecho de muchas mujeres.

Consejo Pro: Prueba C-12 Pure Bright Serum para tratar la hiperpigmentación o Rapid Reveal Peel para exfoliar e igualar el tono de la piel.

Sofocos: los sofocos se definen típicamente como una fuerte sensación de calor en la piel (principalmente la cara), seguido de sudoración excesiva. Durante mucho tiempo se pensó que los sofocos fueron causados ​​directamente por la disminución abrupta de los niveles de B-Estradiol, pero ahora sabemos que el sistema nervioso simpático de una mujer es más activo después de la menopausia debido al bajo nivel de estrógenos, lo que provoca la dilatación de las arteriolas de la piel y la sudoración, así como el aumento de la temperatura corporal y un aumento de la frecuencia cardíaca. Los cambios hora a hora en la secreción de la hormona luteinizante (LH) de la glándula pituitaria de las mujeres posmenopáusicas también se han asociado con los sofocos.

Consejo Pro: Prueba Antioxidant HydraMist para refrescar y reafirmar la piel. 

Algunos posibles síntomas internos pueden incluir mareos, entumecimiento, palpitaciones cardíacas, insomnio, dolores de espalda y sequedad de boca, entre otros. Alrededor del 85% de las mujeres tienen síntomas menopáusicos tanto antes como después de haber pasado esta adaptación. La aparición y la intensidad de los síntomas varían de una mujer a otra. Para la mayoría, estos síntomas apenas duran un año, pero para otras, los síntomas pueden durar hasta tres años o más.

Acaba una etapa y comienza otra que puedes vivir en plenitud y que, ya hay muchos estudios que lo demuestran, es un momento feliz de conocimiento profundo de una misma, con la experiencia de los años que te permiten disfrutar y celebrar cada día.

Cuídate y cuida tu piel. Lo notarás y lo notarán.

 

 

IDI-dermalogica

 

 

Pin It on Pinterest