Desde la genética hasta el daño del sol, aquí encontrarás qué está dañando tu piel (y qué puedes hacer para evitarlo)

Tu piel aguanta mucho. Sufre mucho. Está expuesta a tremendos daños. Todos los días, los desencadenantes naturales (intrínsecos) y ambientales (extrínsecos) cambian su estructura desde adentro hacia afuera. Con el tiempo, estos factores conducen a la acumulación de daño molecular en la piel, que en última instancia da como resultado signos prematuros de envejecimiento como hiperpigmentación, líneas finas y arrugas.

Veamos más de cerca a cómo cada uno de estos desencadenantes afecta la piel y qué puedes hacer al respecto.

desencadenantes intrínsecos

El proceso de envejecimiento intrínseco es en gran parte hereditario y está guiado por nuestros genes, por lo que la mejor manera de abordarlo es a través del cuidado preventivo de la piel. El envejecimiento intrínseco generalmente incluye:

  • La desaceleración de la renovación celular natural de la piel: tez opaca y apagada.
  • Producción desigual de melanina: hiperpigmentación.
  • Disminución de la actividad sebácea: aparición de líneas finas y arrugas.

agentes extrínsecos

La buena noticia es que se pueden controlar. Un poco de esfuerzo y algo dedicación obran milagros en tu piel. Se trata de cambiar un poco nuestro estilo de vida, ¡et voilà!

Algunos desencadenantes de la pigmentación irregular, arrugas, pérdida de elasticidad y otros signos de envejecimiento como:

  • fumar, tomar bebidas alcohólicas y con gas o azúcar, no comer una dieta saludable
  • el daño solar inducido por los rayos UV y no usar protector solar
  • la exposición a la contaminación como ozono, humo y gases de los tubos de escape

Pueden controlarse con facilidad: intenta como comer una dieta equilibrada, limitar el alcohol y no fumar. Usa protector solar, siempre. (¡Incluso cuando no hace sol!). Protégete con ayuda de antioxidantes como la vitamina C que neutralizan las moléculas dañinas, ayudando a la piel a defenderse de los factores estresantes y a reparar el daño existente. Un ejemplo claro y potente que cambia tu piel es la vitamina C ultra estable del biolumin-C serum. ¿A qué esperas para probarlo?

Descarga pdf