Seleccionar página

Desde la genética hasta el daño del sol, aquí encontrarás qué está dañando tu piel (y qué puedes hacer para evitarlo)

Tu piel aguanta mucho. Sufre mucho. Está expuesta a tremendos daños. Todos los días, los desencadenantes naturales (intrínsecos) y ambientales (extrínsecos) cambian su estructura desde adentro hacia afuera. Con el tiempo, estos factores conducen a la acumulación de daño molecular en la piel, que en última instancia da como resultado signos prematuros de envejecimiento como hiperpigmentación, líneas finas y arrugas.

Veamos más de cerca a cómo cada uno de estos desencadenantes afecta la piel y qué puedes hacer al respecto.

desencadenantes intrínsecos

El proceso de envejecimiento intrínseco es en gran parte hereditario y está guiado por nuestros genes, por lo que la mejor manera de abordarlo es a través del cuidado preventivo de la piel. El envejecimiento intrínseco generalmente incluye:

  • La desaceleración de la renovación celular natural de la piel: tez opaca y apagada.
  • Producción desigual de melanina: hiperpigmentación.
  • Disminución de la actividad sebácea: aparición de líneas finas y arrugas.

agentes extrínsecos

La buena noticia es que se pueden controlar. Un poco de esfuerzo y algo dedicación obran milagros en tu piel. Se trata de cambiar un poco nuestro estilo de vida, ¡et voilà!

Algunos desencadenantes de la pigmentación irregular, arrugas, pérdida de elasticidad y otros signos de envejecimiento como:

  • fumar, tomar bebidas alcohólicas y con gas o azúcar, no comer una dieta saludable
  • el daño solar inducido por los rayos UV y no usar protector solar
  • la exposición a la contaminación como ozono, humo y gases de los tubos de escape

Pueden controlarse con facilidad: intenta como comer una dieta equilibrada, limitar el alcohol y no fumar. Usa protector solar, siempre. (¡Incluso cuando no hace sol!). Protégete con ayuda de antioxidantes como la vitamina C que neutralizan las moléculas dañinas, ayudando a la piel a defenderse de los factores estresantes y a reparar el daño existente. Un ejemplo claro y potente que cambia tu piel es la vitamina C ultra estable del biolumin-C serum. ¿A qué esperas para probarlo?

Descarga pdf

 

biolumin-c serum